miércoles, 11 de marzo de 2009

El calibre 9mm, garantía de seguridad y confianza (Primera parte)

El origen de este cartucho no esta totalmente claro. Algunos expertos afirman que fue introducido con la pistola FN Browning modelo 1903, mientras que otros aseguran que fue diseñado por J. M. Browning e introducido por la Fabrique Nationale de Bélgica en 1907 y adaptado para su utilización en la pistola automática Browning militar modelo 1908. Suecia declaro oficiales el arma y el cartucho, denominandolos M/707. También tuvieron uso oficial en Bélgica, Dinamarca, Holanda y Turquía. Este cartucho también fue adoptado por otros tipos de armas militares en otros países, entre los que figuran un modelo llamado Le Francaise, fabricado en Saint Etienne (Francia) y otro manufacturado por Webley & Scout en Gran Bretaña. Municiones de este calibre han sido producidas en Alemania, Bélgica, Gran Bretaña y Estados Unidos, aunque en este último país nunca ha sido fabricada ningún arma para él.
Las medidas de la vaina de este cartucho son iguales a las del .38 ACP, con la única diferencia de que su longitud es de 2,54mm. Más corta. Su proyectil es del mismo diámetro que los del 9mm. Corto o del 9mm. Parabellum, con un peso de 7,15 gramos y consigue una velocidad de 335 metros por segundo. La potencia de este cartucho es intermedia entre los dos anteriormente citados y en la actualidad esta en total desuso. La casa Máuser alemana lanzo al mercado en el año 1908 un modelo de su famosa pistola militar 1896, recamaraza para disparar un cartucho de un calibre superior al clásico 7,63mm. El arma era prácticamente igual al modelo anterior y fue fabricada para exportar a Sudamérica, Africa y Extremo Oriente; por este motivo se la denomino con el nombre de modelo Export y adopto un nuevo cartucho, también diseñado por ellos, llamándole 9mm. Máuser.
La producción de esta pistola y de su cartucho cesó en el año 1914 y permanecieron olvidados hasta que alrededor del año 1930 la empresa Neuhasen, de Suiza, recamaró para este cartucho un subfusil denominado con su mismo nombre. Hasta hace muy poco tiempo este cartucho ha sido el mas potente de todos los 9mm, diseñados para pistolas automáticas; de los demás calibres usados en este tipo de armas solamente hubo uno que se le pueda considerar superior en energía, llamado .45 Mars Lung, de origen ingles y es obsoleto desde hace muchísimos años. Este cartucho esta dotado de un casquillo cilíndrico con una longitud de 24,9mm y no tiene reborde. Carga un proyectil totalmente blindado de 9,02mm de diámetro y 8,2 gramos de peso con el que consigue una velocidad de 415 metros por segundo. Aproximadamente setenta años después del nacimiento del 9mm Mauser, la firma norteamericana Winchester ha lanzado al mercado un “nuevo” cartucho, llamado 9mm Winchester Mágnum, para la pistola automática Wildey de funcionamiento por gases, que carga un proyectil de 7,45 gramos de peso y cuenta con una velocidad de 449 m/seg. Como puede verse las características de ambos cartuchos son tan similares que prácticamente no hay ninguna diferencia entre ellos. Los países integrantes de la Organización del tratado del Atlántico Norte han adoptado este cartucho oficialmente para sus armas cortas y subfusiles.
En las primeras décadas del siglo, las fuerzas armadas italianas usaron un cartucho militar con las mismas dimensiones que el 9mm Parabellum, pero con una carga reducida, llamado 89mm Glisenti, para el cual estaban recamarazas las pistolas Brixia, Glisenti modelo 1910 y algunos subfusiles. No es recomendable disparar en estas armas el 9mm Parabellum, pues resulta peligroso. Este es sin lugar a dudas el cartucho más popular y conocido de todos los diseñados para armas cortas; es usado exactamente en pistolas automáticas y subfusiles ametralladores por todo el mundo.
Fue introducido para el modelo de pistola automática Lugar de 1902 y adoptados ambos por las fuerzas navales imperiales alemanas en el año 1904, al mismo tiempo que fueron presentados en el mundo de forma comercial. El ejercito germano lo adopto en 1908, siendo oficial hasta que en 1938 fue adoptada la pistola Walter P-38 recamarada para este mismo cartucho. En Europa alcanzo gran fama y popularidad rápidamente, pero en los Estados Unidos no se fabricaron armas en este calibre hasta 1954 en que Smith & Wesson diseño su modelo 39 de pistola automática y posteriormente Colt recamaro su modelo Commander para este cartucho. Su probada capacidad de parada como cartucho defensivo ha contribuido a que fuera utilizado por gran cantidad de cuerpos de seguridad por todo el globo. Pistolas automáticas para este cartucho han sido fabricadas en Alemania por Lugar, Mauser, Walter, Heckler & Koch. En Bélgica por FN. En Polonia el modelo Radom. En Italia por Beretta. En España por Astra, Star y Llama. En Suecia por Lathi. En Suiza por Sig, etc.
También es el cartucho mas usado en subfusiles entre los que figuran los famosos Bergmann, Erma y Schmeisser alemanes; Sterling britanicos; Berrettas Italianos; Suomi Suecos y finlandeses y muchísimos mas. El 9mm Parabellum cuenta con una vaina de forma ligeramente cónica sin reborde, y su carga estándar es de un proyectil blindado de 750 gramos con un diámetro de 9,02mm con el cual consigue una velocidad media de 353 metros por segundo. Los cartuchos originales para el ejército y la marina germana contaban con un proyectil troncocónico hasta el año 1915, en que fue sustituido por el de forma ojival que se sigue usando en la actualidad.

1 comentarios:

Anónimo dijo...

Exelente nota sobre le calibre 9mm parabellum (o también llamado 9mm NATO, 9x19, 9mm Luger)
En la República Argentina se hizo muy popular debido a la adopción de este calibre por las fuerzas armadas, fuerzas de seguridad y policías. LA muy confiable y temible Browning HP 35 en todas su versiones para la dotación de las nombradas fuerzas y policías fue la pistola que hizo la 9mm Para un calibre de uso masivo en la Argentina (y económico)