jueves, 12 de marzo de 2009

Diferentes tipos de municiones del 9mm (parte final)

El cartucho .38 ACP (automatic Colt pistol) es un ejemplo mas de la colaboración entre Colt y J. M. Browning. Fue introducido en el mercado en el año 1900 para la pistola Colt .38 automático modelo 1900. Este arma fue la primera pistola automática fabricada en los Estados Unidos y también la primera con patente Browning fabricada por Colt. Diseñada originalmente como arma militar, era capaz de disparar ocho cartuchos de forma totalmente automática. De la evolución de esta pistola se derivaron las dos variantes del modelo 1902, con cargadores para siete cartuchos en su versión comercial y de ocho en su modelo militar. La casa Colt fabrico para este cartucho sus modelos 1900, 1902, 1903 y el modelo .38 militar. En España Star y Llama manufacturaron armas para él y en Gran Bretaña Webley & Scout recamaro para este cartucho uno de sus modelos militares.
La forma del casquillo de este cartucho es cilíndrica y cuenta con un pequeño reborde, tiene una longitud de 22,86mm (358 milésimas de pulgada) de 8,45 gramos de peso (130 grains) con el que se consigue una velocidad de 326 m/segundo lo que hace que en cuanto a potencia sea inferior al 9mm Parabellum. Munición de este cartucho ha sido fabricada en Europa, Gran Bretaña, Canadá y Estados Unidos.
Entre los años 1928 y 1929 fue introducido un cartucho mucho más potente, conocido con el nombre de .38 Super Auto, que es una versión muy mejorada de su antecesor el .38 ACP. Con estos dos cartuchos hay que tener siempre precaución, pues físicamente son exactamente iguales; la única forma de identificarlos está en la solapa de las cajas que lo contienen y en que algún fabricante carga sus cartuchos del .38 Super Auto con casquillos niquelados. Las medidas de sus vainas y el peso de sus proyectiles son iguales; la única diferencia estriba en que es cargado con unas presiones mucho más altas, lo que le confiere una mayor velocidad y por lo tanto mucha más energía, no debiéndose disparar bajo ningún concepto cartuchos del .38 Super en armas recamarazas para el antiguo .38 ACP por resultar peligroso para el tirador. El primer arma que disparó este cartucho fue una modificación de la famosa pistola automática Colt modelo 1911, mucho más dura y robusta que las que se fabricaron para el .38 ACP. En Estados Unidos solamente Colt fabrica pistolas para él y en una ocasión el conocido subfusil Thomson fue recamarado para este cartucho. En España Llama y Star fabrican pistolas para el .38 Super Auto. La buena rasante de su trayectoria, conocida por su velocidad de 396 m/segundo, le permite precisos impactos a más larga distancia que otros cartuchos de similares características. Es más potente que el 9 mm. Parabellum o el 9 mm. Largo (Bergmann-Bayard), aunque en la práctica el uso adecuado de ellos es el mismo. Hasta hace muy poco tiempo el .38 Super Auto ha sido el cartucho para pistola automática más potente por su energía, diseñado y fabricado en los Estados Unidos. Consigue mucha más penetración que el .45 ACP, aunque para usos defensivos su parada es inferior. Aunque es un buenísimo cartucho por su alta velocidad, en Europa no ha alcanzado mucha popularidad, posiblemente debido a que en este continente se diseñaron cartuchos de unas características muy similares, como el 9 mm. Steyr. En América ha tenido aceptación en países como Canadá y México. Munición de este calibre es solamente fabricada en los Estados Unidos por Remington y Winchester. La cartucheria del antiguo .38 ACP puede ser disparada sin ningún problema en armas fabricadas para el Super, pero nunca al contrario.
El cartucho 9mm Bergmann-Bayard fue diseñado por Teodoro Bergmann para ser usado en la pistola militar Bergmann número 6, fabricado en Alemania y comercializado alrededor del año 1903. En 1908 la empresa Anciens Establisements Pieper, de Bélgica, fabrico pistolas Bergmann con la marca Bayard; de la unión de estos dos nombres se formo el del cartucho, con el cual se le conoce internacionalmente. El gobierno belga adopto esta pistola en 1908, siguiéndole Dinamarca que la declaro arma corta oficial para su ejercito en el año 1910. En España fue adoptada oficialmente la pistola automática Bergmann modelo 1903, que disparaba este cartucho, en el año 1905. Se le sustituyo posteriormente por el modelo 1908 y es muy probable que a partir de este momento se cambiara su nombre original por el de 9mm Largo con el cual se le ha denominado en España hasta la actualidad. El 9mm Largo ha sido el cartucho oficial del ejército español durante mas de setenta años. La pistola Bergmann fue la primera automática reglamentaria de las fuerzas armadas españolas, siguiéndole la Campo Giro, de fabricación totalmente española, diseñada por Venancio López de Ceballos y Aguirre (conde de Campo Giro) que fue declarada reglamentaria en 1912. Posteriormente, por real orden del 26 de septiembre de 1921, lo fue la pistola Astra modelo 1921, fabricada por la empresa Esperanza y Unceta, antecesores de Unceta y Cia. La ultima pistola automática reglamentaria en este cartucho ha sido Star modelo Super, que es una copia de la Colt .45 modelo 1911 norteamericana, de la cual se diferencia en algunos detalles exteriores y funcionales, aunque su apariencia es prácticamente igual. Prácticamente todos los subfusiles fabricados en España han sido recamarados para este cartucho. Entre los mas conocidos están el Parinco, el modelo 41-r4 de la Coruña (mas conocido como el naranjero), y los modelos 35-Z-45, Z-62 y Z-70 de Star.
Este cartucho, potente y agradable de disparar al mismo tiempo, es de forma cilíndrica y sin reborde, carga un proyectil blindado de 8,2 gramos de peso, un diámetro de 9,02mm (355 milésimas de pulgada) y consigue una velocidad de 375 metros por segundo. Internacionalmente hay una considerable confusión con respecto a este cartucho y las armas que lo disparan debido en parte a la cantidad de municiones de 9mm y de características similares que a principios de siglo proliferaron por el mundo. En realidad hay tres cartuchos con unas dimensiones exteriores tan similares al 9mm Largo, que la posibilidad de confusión existe si no se tienen algunos conocimientos; estos son: el .38 ACP, el .38 Super Auto y el 9mm Steyr; desde luego ninguno de ellos ha sido diseñado para ser disparado en armas del 9mm Largo o Bergmann-Bayard. Armas para este cartucho en sus versiones comerciales han sido manufacturadas por Astra, Llama y Star; también se recamaró una carabina de cerrojo llamada Destroyer, muy usada en guardería.
Este cartucho y las armas que lo disparan fueron, con el tiempo, sustituidos por las fuerzas armadas de numerosos países, por el cartucho de similares características, pero internacionalmente famoso, 9mm Parabellum.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

En este foro se explica todo de las armas


http://todoarmas.mforos.com/

Anónimo dijo...

por lo que he leido quiere decirse que la munición del 38 Super auto, es la misma que el 9 m/m largo