sábado, 18 de abril de 2009

Quetzalcóatl, señor de la vida

El Señor de la Vida. Su nombre proviene de la palabra quetzal, nombre de un extraño pájaro que tenía una larga cola de plumas, y de cóatl, palabra con la que se designaba a la serpiente. En tiempos antiguos, bajo diferentes denominaciones, reinó sobre una vasta región de América, desde los desiertos de Arizona hasta las cumbres de los Andes. Era especialmente bien recibido en los territorios desérticos, porque su presencia siempre anunciaba lluvia. En sus distintas manifestaciones aparecía como dios del cielo y del sol, como dios de los vientos, de la estrella de la mañana, y también como el benefactor de la humanidad. Quetzalcóatl se aparecía a sus adoradores bajo muchas formas. A veces, sus fieles le veían como un joven atractivo, con piel del color del trigo, magníficamente ataviado con una capa de plumas de quetzal. Otras muchas veces, se le veía cruzando el cielo como la Serpiente Emplumada, y en estos casos era una visión impresionante, con las brillantes escamas multicolores del cuerpo fundiéndose o contrastando con las llamativas plumas del cuello y la cabeza. Como Señor de la Vida, procuró la prosperidad de su pueblo, asegurándoles buenas lluvias y fertilidad continua. Era también Dios del Viento, creador de todas las formas de vida y padre amantísimo de todo el Cosmos. Después de haber resuelto las necesidades físicas de sus hijos mortales, les enseñó los caminos de la civilización. Enseñó a los artistas y artesanos a crear objetos útiles y bellos, les dio canciones, danzas, y poesía, guió a sus gobernantes para que fuesen justos y misericordiosos. Después de muchos siglos, reveló a su pueblo los tesoros ocultos bajo el suelo. Los hombres abrieron las grandes vetas de oro y plata que corren como ríos bajo la tierra, y encontraron el brillante metal incrustado en la roca. Gracias al fuego, otro regalo de Quetzalcóatl, pudieron convertir el oro y la plata en toda clase de objetos y ornamentos. Bajo a su benigno reinado, los humanos disfrutaron de felicidad y abundancia. Para demostrar su gratitud, construyeron espléndidos templos, donde miles de sacerdotes cantaban y bailaban en honor de Quetzalcóatl. Pero esta Edad de Oro estaba amenazada. Tezcatlipoca, dios de la Guerra, del Sol y de Luna, estaba celoso del amor que sentía la gente por Quetzalcóatl. Tezcatlipoca era el dios de la discordia y de la hechicería, de la prosperidad y de la destrucción, además de un gran tramposo, que exigía a los hombres sacrificios humanos y muertes para sustentarse. Era un personaje de tremendo poder y horrible aspecto, semejante a un hombre con cara de oso a rayas negras y amarillas. Sus templos se alzaban junto a los de Quetzalcóatl, y sus sacerdotes arrancaban el corazón de jóvenes y vírgenes con el fin de satisfacerle, pero ni siquiera estos sacrificios aplacaron su envidia por Quetzalcóatl. Tezcatlipoca se dedicó a atormentar a dioses y mortales. Sedujo a las sobrinas de Quetzalcóatl, para que la gente perdiera el respeto a las mujeres y a la ley. Volvió a unos hombres contra otros, enfrentándolos en terribles guerras, les enseñó a codiciar el oro y la plata en vez de limitarse a admirar su belleza. Con una serie de trucos mágicos, mató a miles de personas en catástrofes naturales. Quetzalcóatl, no viendo esperanzas en el futuro, decidió abandonar a su pueblo por algún tiempo. Destruyó sus grandes palacios, enterró sus tesoros y transformó a sus sirvientes en pájaros. Tras prometer a sus devotos que volvería, se alejó hacia el sol naciente, son sus servidores volando en bandada a su alrededor. La gente lloró su partida y esperó ansiosamente su regreso. Cuando los conquistadores españoles aparecieron por el mar oriental, los indios creyeron que Quetzalcóatl había regresado y lo recibieron con gran alegría. El emperador les entregó una capa de plumas de quetzal, pensando que el dios querría volver a vestir su atuendo de poder. Pero Tezcatlipoca les había jugado otra mala pasada. Los españoles resultaron ser ambiciosos conquistadores, que destruyeron el gran imperio fundado por Quetzalcóatl.

1 comentarios:

repta dijo...

Hola :D

Me gusto mucho tu pagina y creo que podiamos intercambiar enlaces, tambien me gustaria que nos visitaramos mas ya que
vi en tu web cosas muy interesantes y por eso no quiero perder contacto con ella.

Si estas interesado en intercambiar enlaces, o solamente quieres saludar te invito a pasar ami pag. para que le des
una Ojeada y dejes tu comentario, http://mundohistoriamexico.blogspot.com SI te interesa intercambiar enlaces favor de mandar como quisieras aparecer y la url de tu blog

A sus Ordenes
Repta
http://mundohistoriamexico.blogspot.com