domingo, 12 de abril de 2009

La navegación por el Océano Pacifico, los primeros pasos (primera parte)

El pacifico, aunque aterradoramente vasto sobre los mapas y, por un largo tiempo, casi infranqueable a la navegación, esta surcado por rutas de navegación marcadas por vientos y corrientes. Los extremos del océano, al sur de los 25º S y entre los 30º y 55º N, si bien tormentosos y peligrosos, están dominados por vientos ponientes bastante confiables. En ambos limites de la extensa zona de calmas al norte del ecuador, los alisios y las corrientes ecuatoriales del norte y el sur proporcionan dos rutas centrales de acceso desde el este al oeste. Los vientos alisios del noreste, que soplan entre los 15º y 25º N aproximadamente, se cuentan entre los vientos más seguros del mundo; los alisios del sudeste, que soplan sobre un corredor mas extenso desde el ecuador hasta los casi 20º S, son apenas un poco menos confiables. Sobre los márgenes occidentales del océano las condiciones climáticas son monzónicas con vientos norte en invierno y vientos sur en verano. A lo largo de la costa oriental la navegación esta regulada por la corriente de Humboldt (o el Perú) que lleva a las naves hacia el norte desde la escarpada costa sudoccidental de Chile hasta casi el ecuador, y por la corriente de California que fluye hacia el sur a través del área donde nacen los alisios del noreste, uniendo la costa americana desde el sur de Oregon hasta México meridional. Este extenso pero en esencia sencillo sistema no fue explotado al máximo sino hasta el arribó de los exploradores europeos entre los siglos XVI y XVIII. Mucho antes que esto, navegantes indígenas habían realizado extensos viajes a través del Pacifico, pero sin los medios ni el incentivo de encontrar las rutas que unían al océano de costa a costa y al resto del mundo. Sus logros fueron limitados a un cuando cubrieron a veces distancias significativas. En el extremo norte, por ejemplo, se han postulado travesías no registradas desde China a América que datan, por lo menos, del año 1200aC. En el Pacifico central y meridional el doblamiento de islas remotas demando hazañas náuticas extraordinarias; la colonización de las Islas del Hawai, probablemente desconocidas para los europeos hasta el siglo XVIII, fue una proeza espectacular lograda por navegantes polinesios hacia el año 400dC. Las etapas decisivas en la revelación de la naturaleza del Pacifico –el descubrimiento de las rutas este-oeste por el Pacifico central y la ruta de regreso mediante los vientos del oeste en el norte- fueron consumadas por pequeños grupos de españoles y portugueses en los siglos XVI y XVII. Los viajes cruciales fueron los de Magallanes (1520-1521); Saavedra (1527); Urdaneta (1565), y Mendaña (1567).