miércoles, 11 de febrero de 2009

Edad Media, la infantería se hace con el dominio del campo de batalla (primera parte)

Todos los patrones de la guerra medieval parecen haber cambiado en 1300. el numero de grandes batallas acontecidas desde entonces y 1550, que se había ido incrementando durante la ultima parte del siglo XIII, lo hará aun mas. Entre 1302 y 1347, por ejemplo, hubo no menos de 19 batallas importantes, más que en los dos siglos anteriores. Además, los soldados implicados en ellas parecen haber olvidado que estaban luchando contra otras fuerzas cristianas, pues las cifras de bajas aumentaron considerablemente, incluso entre aquellos soldados que podían pagar los rescates mas elevados. En Courtrai, en 1302, resulto muerto entre el 40% y el 50% de la caballería francesa; en Bannockburn, en 1314, entre 154 y 700 nobles ingleses fueron muertos; en Mons-en-Pévèle, en 1304, franceses y flamencos perdieron unos 4000 hombres cada uno; en Neville´s Cross, en 1347, la estimación mas baja de muertos escoceses es de 2000; en Crécy, en 1346, 9 príncipes franceses, mas de 1200 caballeros y entre 15000 y 16000 soldados de otros tipos resultaron muertos; mientras que en Kephissos, en 1311, desapareció casi toda la fuerza franca ateniense. El elevado número de batallas continuo aumentando durante el comienzo de la época moderna, con guerra tras guerra siendo decidida cada vez mas en el campo de batalla que en los asedios. Tres batallas, en Grandosn, Murten y Nancy, tuvieron lugar entre 1476-1477 y decidieron la victoria de las guerras suizo-borgoñonas a favor de los suizos, mientras que en la guerra de las Rosas hubo no menos de 15 batallas importantes en un periodo de 32 años. Finalmente, las guerras entre el Sacro Imperio Romano Germanico y Francia (y sus aliados) tuvieron en su mayor parte a Italia como sede durante el final del siglo XV y comienzos del siglo XVI, y se caracteriza más por sus encuentros en el campo de batalla que por cualquier otra actividad militar. (Los enfrentamientos tuvieron lugar en: Seminara, 1494; Fornovo, 1495; Ceriñola, 1503; Garigliano –dos batallas-, 1503; Agnadillo, 1509; Ravena, 1512; Novara, 1513; Marignaro, 1515; Bicocca, 1522; Pavía, 1525; Landriano, 1529, y en Ceresole, 1544.) En todas estas batallas hubo elevadas cifras de bajas.
Puede haber barias razones para el incremento en el numero de batallas de esta época. La acelerada velocidad de los asedios debido a la proliferación de las armas de fuego, puede haber hecho que se produjeran mas batallas, excepto por el hecho de que las innovaciones en la construcción de fortificaciones se mantuvo a la par con los avances en las armas ofensivas. Como resultado, los asedios, solo se vieron reducidos considerablemente por las armas de fuego durante un breve periodo, regresando luego a su tradicional paso lento de resolución. La razón más convincente para el incremento en el número de batallas entre 1300 y 1550 pueden ser que la infantería había comenzado a dominar los campos de batalla. Si bien varias batallas de la Edad Media tuvieron lugar utilizando sobre todo tropas de infantería, que en ocasiones resultaron victoriosas, siguió prevaleciendo el mito de la superioridad de la caballería. Este sistema de creencias cambiaria a comienzos del siglo XIV, cuando los infantes flamencos, escoceses, suizos, frisios y de Lieja comenzaron a conseguir victorias sobre ejércitos basados ampliamente en la caballería como los de Francia, Inglaterra, Austria y Alemania.