lunes, 27 de octubre de 2008

Cuerpos de elite de la Edad Media

Los huscarls (mediados del siglo XI) eran la guardia personal juramentada de la aristocracia anglodanesa, que gobernó en Inglaterra antes de la conquista normanda en el 1066. si bien se trataba de hombres de categoría elevada que iban al campo de batalla a caballo, al llegar allí desmontaban para luchar al tradicional modo escandinavo. Utilizaban un hacha de mango largo que podía decapitar a un caballo de un solo golpe, como aparece representado en el Tapiz de Bayeux. Llevaban colgado de la espalda su escudo en forma de cometa, popular tanto entre la infantería como la caballería de la época, para poder así agarrar el hacha con las dos manos y añadirle potencia al golpe. Los hacheros, por lo general, iban acompañados de un lancero, que también llevaba un escudo para cubrirlos a ambos, creando así un peligroso equipo ofensivo.
Excavaciones arqueológicas en el Tamesis han hallado varios ejemplares de este tipo de hacha, probablemente relacionados con el asedio danés de Londres en el 1012. se las conoce como hachas “barbudas”, porque son asimétricas, con el filo inferior mucho mas largo que el superior, lo que recordaba a las largas barbas que llevaban los vikingos.Los almogávares (c sigloXII) Las regiones montañosas de la península Ibérica produjeron un tipo de lanzador ligero de jabalina capaz de realizar veloces incursiones y retiradas, así como de luchar en línea en una batalla. Pese a dar la impresión de no contar con unas protecciones demasiado fuertes, el almogávar catalán era un luchador terrible. Armado con jabalinas u azconas y un cuchillo parecido al de un carnicero (colltell) un almogávar podía acabar con cualquier infante de su época. Reclutados como mercenarios por el Imperio Bizantino en 1302, a los pocos años habían conquistado para si mismos un Estado afincado en Atenas. En el año 1311 derrotaron a la caballería de los francos griegos utilizando el terreno pantanoso, que volvió inoperante la carga de los jinetes y los dejo empantanados a merced de sus ágiles y mortíferos oponentes.
El cronista y líder almogávar Ramón Muntaner describe un combate individual entre un almogávar y un caballero francés durante la batalla de Sicilia. Mientras el jinete cargaba, en un alarde de inmensa valentía el almogávar no cedió terreno. Hundió su pesada jabalina en el pecho del caballo, descabalgando a su jinete, que quedo entonces a la merced del colltell del infante, que de un solo golpe rebano su cabeza.El Piquero suizo con armadura (c1475), era un rudo soldado, bien armado de la línea frontal durante las guerras borgoñas (1475-1477). Llevaba un casco y el cuerpo protegido con cota de malla y armadura. Solo las piernas están protegidas de forma ligera, para proporcionarle libertad de movimientos. La mayor parte de los hombres de un bloque de piqueros suizos iban equipados de forma mucho más ligera; los de las filas traseras ni siquiera llevaban casco. Si bien, los suizos asocian tradicionalmente a las picas, hasta mediados del siglo XV, por lo general, utilizaban alabardas. Tras una victoria pirrica sobre una milicia italiana de piqueros en Arbedo (1422) adoptaron su armamento y transformaron sus tácticas de infantería durante 200 años. Si bien en gran parte inútil ante los mejorados mosquetes de la década de 1640, la pica no fue abandonada definitivamente hasta la década de 1670, cuando comenzó a introducirse la bayoneta.Caballero y ballestero (c1480). Los ejércitos continentales que podían reclutar, entrenar o disponer de arqueros a la inglesa tendían a confiar en una combinación de hombres de armas y ballesteros como barrera de lanzadores de proyectiles. Incluso los franceses se acostumbraron a desmontar, desde la época de Poitiers (1356), si bien no les sirvió de mucho, pues perdieron la mayoría de sus encuentros en campo abierto. Los ballesteros, que cargaban con lentitud, eran más efectivos durante los asedios y necesitaban un gran escudo (pavise) para protegerse mientras lo hacían. En ambos casos, los dos tipos de tropas terminaron por quedar cada vez más obsoletos con la introducción a partir de 1500 de armas de fuego mas ligeras y de disparo mas rápido.
Caballería bizantina pesada (csiglo X), descendientes de los antiguos catafractos, la característica que definía a la caballería pesada bizantina era que tanto sus jinetes como sus caballos estaban completamente cubiertos por una armadura. Gracias a las obras de arte de la época se puede ver que los jinetes llevaban una armadura de escamas en el torso, una cota de mallas en la cara, bandas de metal o cuero endurecido (coger bouilli) en los antebrazos y piernas, así como un casco y un escudo pequeño. Los caballos también llevaban armadura, con el cuello y el cuerpo protegidos por una cota de escamas. Un chanfron, fabricado con un material semejante, protegía la cabeza del animal. Las armas ofensivas consistían en una lanza y una espada. La protección de semejante armamento defensivo es evidente. No obstante, el peso añadido ralentizaba de tal modo inercia de la carga bizantina que a menudo esta quedaba absorbida cuando se enfrentaba a sólidas formaciones de infantería o a oponentes mas ligeros a caballo.