viernes, 25 de diciembre de 2009

Soviéticos aliados del Führer contra el terror de Stalin (parte final)

Además del RONA, también existía el Russkaya Natsionalnaya Narodnaya Armiya (RNNA: Ejército Ruso Nacionalsocialista), dirigido por un ruso emigrado llamado S. N. Ivanov. La unidad fue formada en Ossintorf, cerca de la línea de ferrocarril Orsha-Smolensko. Estaba organizado según el sistema ruso y equipado por completo con las armas tomadas a los soviéticos. Su personal llevaba uniformes del Ejército Rojo, con escarapelas de tipo zarista de color blanco, rojo y azul. Los miembros rusos de la unidad, al igual que le sucedió a muchas otras unidades al servicio de los alemanes, asumieron que eran el núcleo de un futuro gran ejército ruso de liberación. Por lo tanto, decidieron llamar a su embrionaria formación RNNA. A finales de 1942, la formación contaba con 7.000 hombres, organizados en cuatro batallones e infantería, un batallón de artillería y un batallón de ingenieros. Los reclutas procedían principalmente de los campamentos de prisioneros. Algunos emigrados también decidieron apuntarse a la RNNA, incluido en teniente conde G. Lamsdorff y el teniente conde S. von der Pahlen. El primer gran combate de la formación tuvo lugar en mayo de 1942, en la zona de Yelnia, al este de Smolensko. A unos 300 soldados de la RNNA se les asignó la tarea de tantear las posiciones del embolsado Tercer Ejército soviético, una operación que tardó varias semanas. En diciembre de 1942, el RNNA tenía aproximadamente el tamaño de una brigada alemana y era una formación bien entrenada. El Feldmarschall Hans von Kluge, comandante del Grupo Ejército Centro, tras haber inspeccionado personalmente la unidad, quedó impresionado por lo que vio; pero dio la orden de que la formación fuese dividida en batallones individuales y estos asignados a unidades alemanas diferentes. Este tipo de actos estaban en línea con la orden de Hitler de mantener a todas las unidades de rusos por debajo del tamaño de un batallón. El RNNA casi se amotinó como respuesta, dado que la orden acabo con cualquier pensamiento que tuvieran de ser el embrión de un Ejército ruso de liberación. El problema se solucionó cuando varios oficiales del RNNA fueron ascendidos y se paralizó la disolución de la unidad. No obstante, el daño ya estaba hecho y los soldados del RNNA dejaron de confiar en los alemanes. Los que quedaron fueron posteriormente incorporados a la formación ROA. Junto al RNNA se encontraban las llamadas Legiones orientales (Ostlegionen). A finales de 1941, Hitler fue visitado por el general Erkilet, del estado mayor turco, que rogó al Führer que interviniera a favor de los prisioneros del Ejército ruso de nacionalidad turca. Hitler, encantado con la posibilidad de conseguir a Turquía como aliado, concedió el permiso en noviembre para la creación de una Legión turquina. El experimento fue un éxito tal, que a finales de año ya se habían creado otras legiones orientales: la Legión musulmana caucásica (más tarde dividida en Legión caucásica del Norte y la Legión Azerbayana), la Legión georgiana y la Legión Armenia. Además, a mediados de 1942 ya se habían creado también las Legiones tártara de Crimea y la de tártaros del Volga. Hitler, precavido ante el rápido crecimiento del número de legiones, decidió que estas se organizaran en unidades no mayores de un batallón y luego fueran ampliamente dispersadas entre las unidades del Ejército alemán, para impedir que llegaran a convertirse en un riesgo para la seguridad. Una excepción, para quedar bien con los turcos, fue la creación de la 162ª División de infantería turquina (turca), en mayo de 1943, para servir como unidad matriz de los diferentes batallones de las legiones. La legión más interesante es la Sonderverband Bermann, creada por el jefe de la Abwehr, el almirante Canaris, compuesta por georgianos, armenios, azerbayanos y otros prisioneros de guerra caucásicos. El plan era lanzar a la unidad en paracaídas, detrás de las líneas soviéticas, para que actuara como “quinta columna”. La idea quedó en nada y sus dos batallones terminaron luchando en el frente.