lunes, 13 de julio de 2009

La infanteria ligera en la antiguedad (parte primera)

Peltastas y otras tropas ligeras

Como el hoplita, el peltasta recibe el nombre del escudo que lleva. El pelta era un escudo de mimbre en forma de media luna cubierto con piel de cabra u oveja, que se sostenía por un asa central. Aunque común en el período micénico, hacia el siglo V a.C. el pelta se identificó explícitamente con los escaramuzadores, referidos de modo genérico como “peltastas”.
Sin embargo, el término se aplicaba con más propiedad a la tribu originaria de la Tracia (en la actualidad, al nordeste de Grecia y el sur de Bulgaria), donde pudo haberse ideado el pelta. Las colinas boscosas sobre las que los tracios se acostumbraron a la lucha eran propicias para las incursiones guerreras, las emboscadas y las escaramuzas, lo que hizo de estos hombres los más temidos miembros de la infantería ligera en el mundo clásico. Ilustraciones de la época muestran a los guerreros tracios ataviados con gorros de piel de zorro y sencillas túnicas, o desnudos para mejorar la velocidad, siempre llevando su pelta y sus jabalinas. Casi todos iban provistos del arma tradicional de los Balcanes, el rhomphaia o falx, una guadaña de hoja corva de hierro que se sostenía con una o las dos manos, de unos 39cm de largo y que, según las fuentes contemporáneas, podía decapitar a un hombre o abatir a un caballo de un solo tajo. Los peltastas tracios sirvieron en levas en el ejército persa que invadió Grecia en 490 a.C. y como mercenarios en los ejércitos griegos a partir de la guerra de Peloponeso. En esta contienda, la mayor parte de los ejércitos griegos reforzaron sus falanges con escaramuzadores y tropas de armas arrojadizas, y las tácticas se hicieron más complejas cuando la falange se vio obligada a contestar a sus ataques o a cooperar con ellos. Algunos historiadores ven en este aspecto una “revolución en las artes militares”, cuando los ejércitos griegos, modelados al estilo del ejemplo medio-oriental, se convirtieron rápidamente en fuerzas de cuerpos combinados, al igual que los asirios y los persas. Los modernos historiadores contemplan tales “revoluciones”, en las que la nueva tecnología o la doctrina cambian la guerra casi de la noche a la mañana, como episodios clave en la historia militar. La incorporación de la infantería ligera en los ejércitos griegos no se encuadra, sin embargo, en este modelo: las escaramuzas eran habituales en Tracia y el norte de Grecia, donde el terreno hacía poco práctico el uso de hoplitas, y pasaron 150 años antes de que estos escaramuzadores se consolidaran plenamente, con ka falange, en las fuerzas múltiples y combinadas de Filipo y Alejandro.
La importancia de las tropas ligeras

Los ejércitos griegos incluyeron tropas ligeras ya en la invasión de Jerjes del año 490 a.C., y Herodoto narra que los atenienses tenían 800 arqueros en Platea. Pronto aprendieron el valor de las fuerzas combinadas, como observa Tucídides al rela
tar la persecución de los atenienses contra los corintios en la batalla de Megara del 495 a.C.:
“Al retirarse los corintios derrotado, una sección bastante grande de su ejército…sin saber bien el camino, se introdujo en un terreno de alguien que había cavado una profunda zanja alrededor. Al ver lo que sucedía, los atenienses cerraron la entrada principal con sus hoplitas y, rodeando el resto del terreno con tropas ligeras, lapidaron hasta la muerte a los que estaban dentro” (Tucídides I.106). La composición de estas “tropas ligeras” es incierta, y también se duda sobre si las piedras se lanzaron a mano o con hondas, pero la falta de un armamento oficial sugiere que pudo tratarse de esclavos o sirvientes de hoplitas, ya que las tropas regulares no formaban parte regular de los ejércitos de Atenas.