martes, 26 de agosto de 2008

Los piratas orientales

Aruj-ad-Din “Barbarroja” (1473-1518), era el mayor de cuatro hermanos nacidos en la isla de Lesbos, actual Grecia, que en ese entonces pertenecía al imperio Otomano. De adolescentes, los cuatro hermanos trabajaron como berberiscos en el Mediterráneo. En una de sus expediciones, Aruj fue tomado como prisionero y vendido como esclavo, pero pronto pudo escapar y llegar a Egipto. Tras convertirse en musulmán, el Sultán lo nombro capitán de un barco con el cual ataco las islas del Mediterráneo que estaban controladas por los cristianos españoles. Aruj se hizo conocido por transportar musulmanes desde España hasta África. Muchos dicen que su sobrenombre “Barbarroja” es una derivación de Baba Aruj (que significa padre Aruj), apodo que se había ganado por estos clementes cuidados paternales a los musulmanes. Otros autores consideran que lo apodaron “Barbarroja” por su larga barba pelirroja.
Entre sus aventuras se recuerda como asesinó al rey argelino y como, a continuación, se proclamo Sultán. En su nueva condición de líder, se dio cuenta de que la mejor manera de proteger Argelia era uniéndose al Imperio Otomano, enemigo declarado de la España Católica. En su afán de expansión del reino, Aruj tomo la ciudad de Tremecen en Argelia, pero el ejército español lo sitio y le dio muerte. Su hermano Hayr-ad-Din retomo su misión inmediatamente adoptando el mismo apodo de su hermano.

Hayr-ad-Din (1475-1546), también conocido como Jeireddin Barbarroja, Hayr continúo con la labor de su hermano Aruj, adoptando el sobrenombre de Barbarroja en su honor, y trabajo bajo las órdenes del sultán otomano Suleimán.
Fue uno de los corsarios mas importantes y temidos por los cristianos en el Mediterráneo.
Sus proezas superaron pronto las de su hermano. Después de la muerte de Aruj, Hayr venció al ejército español que había invadido Argelia en 1529. Dos años más tarde, tomo la ciudad de Túnez. Luego venció la flota española en la batalla de Preveza y aseguro el dominio otomano del mar Mediterráneo por más de treinta años. También combatió en el mar para ayudar al gobierno francés contra los españoles y salio nuevamente victorioso.
Hayr, siguiendo los pasos de Aruj, transporto a más de setenta mil musulmanes a Argelia. Todo esto lo convirtió en un héroe nacional y el sultán lo nombro Comandante General. Finalmente falleció en su palacio en 1546 y su hijo lo sucedió como gobernante de Argelia.

Kanhoji Angria (¿-1729), era un musulmán temido en toda la costa Malabar, al oeste de la India, por sus actos de piratería, principalmente contra buques mercantes ingleses de la Compañía de las Indias Orientales. En 1710, tomo una isla próxima a Bombay para atacar a todo barco que salía o llegaba a la ciudad. Una flota de veinte naves inglesas enviada desde Bombay intento detenerlo, pero fue vencida. Los ataques de Angria a las embarcaciones inglesas, holandesas y portuguesas continuaron. Dos años mas tarde, capturo el yate del gobernador británico de Bombay y pidió un alto rescate por él y su tripulación. Después del pago acordó con el gobernador dejar de atacar las naves inglesas de la Compañía de las Indias Orientales y así lo hizo por un lapso de cuatro años, hasta que un nuevo gobernador asumió. Este reanudo los intentos por capturar al pirata. Paulatinamente Angria comenzó a ser conocido por vencer a los ingleses con unas naves dotadas de artillería que el mismo había diseñado. Su flota de barcos de guerra era enorme y venían hombres de toda Europa a formar parte de sus expediciones. Kanhoji Angria fue nombrado almirante de la flota naval India y lucho por la libertad de su nación sin ser derrotado jamás.
Al morir, Kanhoji dejo toda su fortuna y su reino pirata a sus hijos legítimos Sumbhaji y Sekhoji. También tuvo tres hijos extramatrimoniales: Tulaji, Manaji y Yeshaji. Fue Tulaji quien continúo asolando la costa Malabar hasta su muerte.

Yajiro (¿-?), era un acérrimo pirata samurai que al desembarcar en las islas Malucas, en Indonesia se topo con San Francisco Javier, un sacerdote misionero jesuita, que se encontraba predicando el Evangelio en el lejano oriente. La influencia que el Santo ejerció sobre Yajiro fue tal, que el japonés se termino convirtiendo al cristianismo. San Javier lo bautizo como Paolo de Santa Fe y, así, Yajiro fue el primer japonés bautizado en el cristianismo. Yajiro convenció al misionero de ir a evangelizar el Japón. El ex pirata lo acompaño y colaboro con él para llevar la palabra de Dios a su patria. En 1549, San Francisco Javier nombro a Yajiro jefe de una iglesia que montaron en Japón, mientras el santo continuaba su labor jesuítica por otras ciudades. Sin embargo, Yajiro no duro mucho en ese cargo, puesto que los portugueses católicos que allí moraban no veían con agrado el hecho de que un oriental se encargara de celebrar las ceremonias cristianas. Decepcionado, Yajiro volvió a la piratería hasta encontrar la muerte en un combate en altamar.

Cheng Ch’eng-Kung, conocido como “Koxinga” (1623-1662), era un pirata Chino, hijo de otro conocido pirata llamado Zheng Zhilong. En una feroz batalla, soldados Manchues dieron muerte al padre de Koxinga, Zheng Zhilong, tomando el mando de la flota Koxinga, con el fin de vengar la muerte de su padre. Así por mas de veinte años asolo las costas manchues incendiando y saqueando todo a su paso de una manera tan brutal, que los locales se vieron obligados a emigrar.Koxinga también le declaro la guerra a los Holandeses que se hallaban instalados en la isla de Formosa (Taiwán) con una enorme flota que ascendía a los seiscientos buques, después de una terrible lucha que se prolongo durante nueve meses, los holandeses tuvieron que abandonar la isla y Koxinga tomo posesión del territorio hasta su muerte, ocurrida un año mas tarde.