miércoles, 28 de enero de 2009

El genio del combate aéreo, Heinz Bär

Nacido en 1913, Heinz Bär, se alistó en la Luftwaffe poco antes del comienzo de la guerra. Fue asignado, como suboficial a la 1 Staffel, Jagdgeschwader 51, que estaba dotada de Messerschmitt Bf.109E-1. Parece que su primera victoria la consiguió el 25 de septiembre de 1939 sobre la Línea Maginot, en un período de dura actividad aérea contra la Armée de l´Air francesa.
Un año después, a mediados de la Batalla de Inglaterra, Bär llevaba en la cola de su aparato ocho señales de victoria sobre aparatos enemigos. A finales de la Batalla de Inglaterra estaba considerado como un piloto muy decidido, incluso demasiado osado, pero el número de sus victorias aumentaba con lentitud. El 21 de Abril de 1941, con su Bf.109 derribó su víctima número 15. Su unidad recibió un nuevo modelo de avión, el Bf.109F al tiempo que se la destinaba al frente oriental, bajo el mando del gran piloto Werner Mölders. Bär recibió la Cruz de Caballero el 2 de julio, 15 días apenas después del comienzo de las operaciones contra la Unión Soviética.
Bär recibió el mando del IV/JG 51, y en febrero de 1942 era el séptimo miembro de las fuerzas armadas alemanas que recibía las espadas de su Cruz de Caballero al llegar su record de aviones derribados a 90. El 19 de mayo, el número había ascendido a 103, y el 27 de junio, a 113.
El julio de 1942, Bär abandono el frente ruso y fue destinado a Sicilia, como jefe del I/JG 77, que se estaba reequipando con aparatos Bf.109G “Gustav”. Mientras servia en el Mediterráneo, Bär derribo otros 20 aparatos ingleses y americanos. A comienzos de 1944, Bär era comandante y estaba al frente del II Gruppe Jagdgeschwader 1 “Oeasau”, dotado de aviones Focke Wolf Fw.190ª y destinado a la defensa del Reich. El 22 de abril con uno de estos aparatos destruyo su enemigo número 200, un Consolidated B-24 Liberator, gran bombardero americano. Sus proezas, naturalmente, le crearon un puesto en la agrupación de elite que creo Adolf Galland, la Jagdverband 44 en 1945, dotada de reactores Messerschmitt Me.262. La primera victoria de Bär con este tipo de avión fue el 15 de enero de aquel año, y el total de 16 triunfos conseguidos con aquel avión le hizo uno de los más victoriosos pilotos de reacción de la guerra. Cuando Galland fue herido, Bär asumió el mando de la unidad. Este notabilísimo piloto sobrevivió a la guerra, pero murió el 28 de abril cuando su avión ligero en el que volaba se estrello cerca de Brunswick.