jueves, 17 de julio de 2008

Pensamientos que hicieron história

Julio Cesar

Los cobardes agonizan muchas veces antes de morir... Los valientes ni se enteran de su muerte.

Prefiero ser el primero en una aldea que el segundo en Roma.

La suerte esta echada Aníbal Barca

Hallaré un camino o me lo abriré


El comercio se basa en la observancia escrupulosa de los pactos

Un mismo contrato puede ser claro como el agua ó complicarse hasta la saciedad; depende de las partes. Napoleón Bonaparte

Cada uno de los movimientos de todos los individuos se realizan por tres únicas razones: por honor, por dinero o por amor.

Las batallas contra las mujeres son las únicas que se ganan huyendo.

Sólo hay dos palancas que muevan a los hombres: el miedo y el interés.

Los sabios son los que buscan la sabiduría; los necios piensan ya haberla encontrado.

Cuando quiero que un asunto no se resuelva lo encomiendo a un comité.

La envidia es una declaración de inferioridad.

La mayor parte de aquellos que no quieren ser oprimidos, quieren ser opresores.

El mal de la calumnia es semejante a la mancha de aceite: deja siempre huellas.

De lo sublime a lo ridículo no hay más que un paso.

Lo imposible es el fantasma de los tímidos y el refugio de los cobardes.

La batalla más difícil la tengo todos los días conmigo mismo

Cuando no se teme a la muerte, se la hace penetrar en las filas enemigas.

La guerra es un juego serio en el que uno compromete su reputación, sus tropas y su patria.

Hay ladrones a los que no se castiga, pero que roban lo más preciado: el tiempo.

El amor es una tontería hecha por dos.

En política hay que sanar los males, jamás vengarlos.

No hay que temer a los que tienen otra opinión, sino a aquellos que tienen otra opinión pero son demasiado cobardes para manifestarla.

El coraje no se puede simular: es una virtud que escapa a la hipocresía.

Imponer condiciones excesivamente duras es dispensar de su cumplimiento. General José de San Martín

El que se ahoga no repara en lo que se agarra.

De lo que mis granaderos son capaces, solo lo sé yo, quien los iguale habrá quien los exceda no.

El hombre bajo todo gobierno será el mismo, con las mismas pasiones y debilidades.

La biblioteca destinada a la educación universal, es más poderosa que nuestros ejércitos.

Los soldados de la patria no conocen el lujo, sino la gloria.

Mi mejor amigo es el que enmienda mis errores o reprueba mis desaciertos.

Mi sable nunca saldrá de la vaina por opiniones políticas.

Serás lo que debas ser, si no no serás nada.

Si hay victoria en vencer al enemigo; la hay mayor cuando el hombre se vence a si mismo.
Brigadier Juan Manuel de Rosas

Creo haber llenado mi deber con mis conciudadanos y compañeros. Si más no hemos hecho en el sostén de nuestra independencia, nuestra identidad, y de nuestro honor, es porque más no hemos podido.

Durante el tiempo en que presidí el gobierno de Buenos Aires, encargado de las Relaciones Exteriores de la Confederación Argentina, con la suma del poder por la ley, goberné según mi conciencia. Soy pues, el único responsable de todos mis actos, de mis hechos buenos como los malos, de mis errores y de mis aciertos.

Siempre hay que tratar de ser el mejor, pero nunca creerse el mejor.
General Manuel Belgrano

A quien procede con honradez, nada debe alterarle. He hecho cuanto he podido y jamás he faltado a mi palabra.

Desde la más remota antigüedad hasta nuestros días, la historia de los siglos y de los tiempos nos enseña cuánto aprecio han merecido todos aquéllos que han puesto el cimiento a alguna obra benéfica a la humanidad. Teniente General Juan Domingo Perón

La única verdad es la realidad.

Mejor que decir es hacer, mejor que prometer es realizar.

Para un peronista no hay nada mejor que otro peronista.

El hombre es bueno, pero si se lo vigila es mejor.

Ahora, dentro de eso hay distintas posiciones. A mí se me presentan todos los días y me dicen: 'Estos son los traidores' y vienen otros y me dicen 'Los traidores son los otros'. Y yo siempre les digo lo mismo, porque todos lo que vienen me dicen '¡Pero nosotros tenemos razón!' y yo les digo 'Tal vez, pero yo no soy juez, no estoy para darles la razón. Yo estoy para llevarlos a todos, buenos y malos'. Porque si quiero llevar sólo a los buenos me voy a quedar con muy poquitos.

Es evidente que en todos los movimientos revolucionarios existen tres clases de enfoques: el de los apresurados, que creen que todo anda despacio, que no se hace nada porque no se rompen cosas ni se mata gente. El otro sector está formado por los retardados, esos que quieren que no se haga nada... Entre esos dos extremos perniciosos existe uno que es el equilibrio y que conforma la acción de una política, que es el arte de hacer lo posible.

Queremos que las futuras generaciones argentinas sepan sonreír desde la infancia... Bajo los gloriosos pliegues de nuestra bandera, no puede ni debe haber niños argentinos que no puedan ir a la escuela, o que tengan que ir a ella mal alimentados. Tampoco los debe haber que vivan desnutridos, en hogares sin luz y sin calor. Luchamos, los hombres de este gobierno, porque vosotros, los niños, podáis vivir despreocupados del presente, entregados a vuestros juegos y a vuestros estudios, amparados en una familia cristianamente constituida, seguros del porvenir.

Algunos dirán que somos nazis, que somos fascistas; yo les pregunto en qué país del mundo la economía es libre. Cuando no la orienta el gobierno, la orientan los grandes consorcios financieros, con esta diferencia: el gobierno la orienta en beneficio de todos los habitantes del país y los consorcios capitalistas hacia sus cajas registradoras.

Yo sé que hay muchos que quieren desviarnos en una o en otra dirección; pero nosotros conocemos perfectamente bien nuestros objetivos y marcharemos directamente a ellos, sin dejarnos influir por los que tiran desde la derecha ni por los que tiran desde la izquierda.

Al enemigo, ni justicia.

Aquel que en cualquier lugar intente alterar el orden [...] puede ser muerto por cualquier argentino [...]. Y cuando uno de los nuestros caiga, caerán cinco de los de ellos [...]. Y eso lo hemos de conseguir persuadiendo, y si no, a palos.

"El único sucesor de Perón será el Pueblo Argentino" Benito Mussolini

A un pueblo le es necesaria la disciplina para alcanzar la potencia. La potencia es la resultante de una coordinación de esfuerzos de todos los ciudadanos, que se sienten cada cual en su sitio y todos dispuestos a cumplir su deber.

Mi ambición, señores, es una sola y no me importa trabajar catorce o dieciséis horas al día para conseguirla y aun daría con gusto mi vida. Mi ambición es ésta: hacer fuerte, próspero, grande y libre al pueblo italiano.

Me enorgullezco de ser lo que soy, esto es: un hombre que antes de imponer sacrificios a los demás se los impone a sí mismo y que antes de llamar a la disciplina a los demás se somete a esa disciplina.

Libertad, sin orden ni disciplina significa disolución y catástrofe.

La libertad no es un derecho, es un deber. No es un don generoso, es una conquista. No es una igualdad, es un privilegio.

Italia tendrá la paz y se la daremos con amor si es posible o con la fuerza si es n necesario Camaradas: el programa sigue siendo este: combatir.

Para nosotros los fascistas, la vida es un combate continuo e incesante, que aceptamos con una gran desenvoltura, con un gran valor. Con la intrepidez necesaria.
Adolf Hitler

Las acciones hablan mas que mil palabras.

Para ganar una guerra debes conocer a cada uno de tus soldados por su individualidad.

Del mismo modo que de cien cabezas huecas no se hace un sabio, de cien cobardes no surge nunca una heroica decisión.

Las revoluciones profundas, de largo curso y huella duradera; no las hacen escritores, sino oradores.

Será la razón mi guía, la voluntad mi fuerza, el deber de proceder así mi perseverancia y el apoyo mas grande... mi fé.

La fuerza sin fundamento espiritual, esta destinada al fracaso.

El futuro será mejor mañana.

Con el tiempo uno se arrepiente de haber sido tan bondadoso.

Conmigo se va la última esperanza del mundo, las democracias occidentales son decadentes, el comunismo, con gobiernos más autoritarios, a la larga, acabará conquistando el mundo.

Nada me había entristecido tanto en los agitados años de mi juventud como la idea de haber nacido en una época que parecía erigir sus templos de gloria exclusivamente para comerciantes y funcionarios.

Quizás la más grande y mejor lección de la historia es que nadie aprendió las lecciones de la historia.

Cuando se haya eliminado el peligro comunista, volverá el orden normal de las cosas.

Podemos estar felices de saber que el futuro nos pertenece completamente.

Sigo el camino que me marca la Providencia con la precisión y seguridad de un sonámbulo.

La Naturaleza no conoce fronteras políticas: sitúa nuevos seres sobre el globo terrestre y contempla el libre juego de las fuerzas que obran sobre ellos. Al que entonces se sobrepone por su esfuerzo y carácter, le concede el supremo derecho a la existencia.