lunes, 14 de julio de 2008

Consideraciones de Napoleón sobre los cuerpos de caballería

La caballería de un ejercito en Flandes y Alemania será próximamente una quinta parte; en los Alpes y los Pirineos, una decimoquinta, y a lo largo de las costas, uno en veinticuatro. En Polonia, la guerra se hace con la caballería. En total, los números de la caballería en el ejercito francés serán de un sexto de la fuerza de la infantería.
La organización y la táctica son necesarias para la infantería, la caballería, la artillería, los exploradores, los cazadores, los dragones y los coraceros. La caballería tiene incluso una necesidad mayor que la infantería de organización y táctica. Debe saber como luchar desmontada y debe entrenarse en la escuela de la compañía y la escuela del batallón. La infantería nunca será asignada para protegerla, no importa como sea el terreno. Dependiendo de las circunstancias, se pondrán postas de desmonte en los bosques, entre las rocas, en los pantanos y en las casas. Es un mero prejuicio el suponer que la caballería no puede ir doquiera que vaya la infantería. Los necios dirán que la caballería es inútil en Calabria: si eso es verdad, entonces la caballería no es buena en ninguna parte.
El escuadrón será a la caballería lo que el batallón es para la infantería: contendrá todos los medios necesarios para sostener y luchar. Será comandada por un oficial superior de campo, diez oficiales mas, tres compañías de 130 hombres cada una y un pelotón de asistentes de transporte para cuidar quince mulas o caballos de tiro. La fuerza total del escuadrón será de 410 hombres.
El escuadrón se organizara en tres compañías de tres pelotones cada una, con dos secciones en cada pelotón. Tendrá la misma formación apeada, donde tomara el mismo orden de batalla y de maniobras que un ala del batallón. Tres escuadrones desmontados constituirán un batallón. Los soldados de caballería de la primera y segunda clase tendrán la misma paga adicional que sus equivalentes de la infantería; igual que en esta, también serán divididos en artilleros, zapadores y nadadores; llevaran una herramienta pionera, una bolsa de arena, y una bolsa pequeña de lona y colaboraran con todos los trabajos de campo junto con la infantería, pero en la proporción de uno de caballería cada dos de infantería. Exploradores.
Decreto del 3 de Septiembre de 1802
1- Se crean tres cuerpos de exploradores en la 27 división militar (Turín)
2- Cada cuerpo se compondrá de 200 hombres de infantería, sesenta de caballería y treinta gendarmes, comandados por un oficial de campo, y tendrá detrás una comisión militar extraordinaria, compuesta por cinco oficiales, presidida por un oficial de campo. Cada cuerpo de exploradores se encargara de patrullar dos distritos. Ingresaran por otra parte en todas las comunidades que hayan ofrecido resistencia a los gendarmes, procederán a desarmar y arrestar a todos los individuos acusados de haber resistido a los gendarmes por la fuerza y juzgarlos ante una comisión militar extraordinaria.

Nota acerca de la organización de regimientos de exploradores, 9 de julio de 1806
Prepare un plan orgánico para cuatro regimientos de exploradores, que comprenda cuatro escuadrones de 200 hombres cada uno.
La estatura de los exploradores no excederá los 5 pies.
La altura de los caballos será de cuatro a cuatro pies y tres pulgadas y media como máximo.
Los caballos tendrán herrados solo los dos cascos delanteros.
La brida será del tipo mas simple posible.
Tendrán una almohadilla en lugar de una silla de montar; por supuesto, usted adaptara los estribos y otros accesorios esenciales a esta almohadilla.
Los exploradores tendrán una chaqueta, chaleco y un par de calzones o pantalones, y además un chaleco de caballería. También tendrán una amplia capa. La mochila será tan pequeña como sea posible y su carga no deberá exceder las cuatro libras de peso.
Las botas deben ser como las de los húsares, pero sin ningún ornamento.
En esta nueva rama me propongo utilizar caballos pequeños y terminar con el despilfarro de grandes sumas.
Estos regimientos realizaran los mismos servicios como exploradores que han desempeñado hasta ahora los húsares y los cazadores. Podremos multiplicarlos por todas partes con gran facilidad, ya que siempre y en casi todas partes tenemos a dispocision caballos de esta talla, y en el campo estas unidades podrán remontarse con todo tipo de caballos. Cazadores y húsares.
Los jinetes livianos constituirán la caballería ligera del ejercito y serán armados con una carabina y una bayoneta que pesen menos de seis libras, un sable del mismo modelo que los cazadores de la guardia, que pesa menos de tres libras, y con dos pistolas que pesen menos de una libra cada una, amarradas a la silla con correas.
Además la mitad de los hombres del escuadrón portaran una lanza y ninguno tendrá ninguna otra protección que unas hombreras escamadas y una cruz de hierro en el morrión.
Serán entrenados para cruzar los ríos nadando al lado de sus caballos, asiéndolos por las crines y sosteniendo la carabina fuera del agua. Los caballos serán enjaezados tan simplemente como sea posible. Se debe contar con que sean capaces de beber mientras son embridados y con que estén acostumbrados a abrevar una sola vez por día. El atavió de los hombres será simple, amplio y cómodo. Oficiales, suboficiales y soldados deben dormir siempre totalmente vestidos, tanto en tiempos de paz como de guerra.
La caballería ligera debe cubrir el frente del ejercito a una gran distancia; por consiguiente no pueden pertenecer a la infantería . debe ser apoyada y protegida sobre todo por la caballería de línea. En todo momento debe haber una sana competencia y emulación entre la infantería y la caballería. La caballería ligera es necesaria para la guardia de avanzada, la retaguardia y los flancos del ejercito, por lo que no puede atarse a ningún cuerpo especifico de la infantería para seguir sus movimientos. La caballería pesada: los dragones.
Caballería liviana y dragones son dos armas completamente diferentes. Un regimiento de dragones no puede hacer nada por si solo, pero cuatro o cinco regimientos juntos , 2000 hombres fuertes, maniobrando impecablemente de a pie, serán muy útiles.
La caballería de línea no debe armarse con corazas. Los dragones, montados en caballos de cuatro pies y nueve pulgadas de alzada, armados con un sable recto, sin petos, deben pertenecer a la caballería pesada. Deben ir armados con un mosquete de infantería con bayoneta, tener el morrión de la infantería, un par de pantalones que solapan las botinas acordonadas, capas con mangas y morral tan pequeño que puedan llevarlo en bandoleras. El escuadrón de dragones será dividido en tres compañías, que comprenda 120 dragones y diez exploradores cada una. Estos exploradores serán proporcionados por la infantería en cuanto el escuadrón llegue al campo: se harán cargo de los caballos cuando los dragones peleen a pie. Los exploradores proveerán de ordenanzas a los generales y oficiales de campo, escoltaran a los prisioneros y transportaran el equipaje. Los dragones nunca serán asignados a esas tareas.
El dragón tendrá una bota muy ligera para que no le estorbe al pie. Su maleta será tan pequeña que si fuera necesario podría llevarla de a pie. Será armado con un mosquete con bayoneta, llamado “el mosquete del dragón”. Su cartuchera contendrá sesenta cartuchos, pero cuando esta montado él pondrá solo quince cartuchos. Los restantes cuarenta y cinco serán dispuestos alrededor de la pistolera y se pondrán en la cartuchera a la orden de: “¡prepararse para el combate! ¡desmontar!”
Su sable será recto como el de los coraceros, y su equipo e indumentaria se parecerán a los de la infantería tan estrechamente como sea posible, para que a la distancia sea difícil distinguirlos de aquella cuando se apean para la batalla.
Los dragones son necesarios para apoyar a la caballería ligera en la vanguardia, la retaguardia y en los flancos del ejercito. Los coraceros son menos adecuados para cumplir estas misiones debido a sus corazas. Es necesario, sin embargo, tener algunos de ellos en la vanguardia, aunque sea tan solo para acostumbrarlos a guerrear y a que vayan al frente. Una división de 1.600 dragones puede trasladarse rápidamente a un punto determinado con 1.500 caballos ligeros, apearse para defender un puente, la entrada de un desfiladero o mantener controlado el terreno hasta que llegue la infantería.
Puede usted imaginarse las ventajas de esta arma en una retirada. Los coracceros.
No me cansare en insistir vivamente en la instrucción de mis coraceros. Esta arma, que me ha brindado tan importantes servicios, necesita ser bien instruida. Puede decirse que la instrucción hace todo. A la caballería rusa no le falto valor en Austerlitz, y aun así fue casi totalmente diezmada, mientras mi guardia no perdió a nadie.
Usted sabe que los coraceros son mas útiles que todo el resto de la caballería.
Pretendo que la caballería pesada este en todo momento entrenada para la guerra. Es en la caballería pesada donde la ciencia ecuestre debe llevarse al grado mas alto. Los coraceros deben ser hombres corpulentos, por consiguiente requieren caballos corpulentos.

0 comentarios: