domingo, 9 de mayo de 2010

La Gran caballería mongola

En 1251 fue elegido por fin un nuevo Gran Khan, Mongke, quien tenía la determinación de aplastar a los chinos, últimos enemigos de los mongoles. De nuevo, no habría un ataque directo, sino una ofensiva envolvente por el sudoeste para aislar a los Song del comercio y el contacto con India y Birmania. Esto suponía invadir y conquistar el reino de Nanzhao, situado en la salvaje y boscosa región montañosa del sudoeste, donde el clima era tropical y nocivo para la salud tanto de las tropas como de los caballos mongoles.

Mongke envió a su hermano más joven, el virrey del norte de China, príncipe Kublai (1215-1294), a conquistar Nanzhao con ayuda del brillante comandante de campo Bayan, un uigur al servicio de los mongoles. Al invadir Nanzhao con tres columnas separadas en octubre de 1253, Kublai, de 36 años, hizo preparaciones meticulosas para evitar que la hambruna y la enfermedad destruyeran su ejército mientras avanzaba. Un mes más tarde el ejército de Nanzhao, dirigido por el rey Tuan, bloqueó el río Yangtzé, pero Bayan lanzó un osado ataque nocturno a través del río. En diciembre los Nanzhao se rindieron. Tuan conservó el trono, pero como vasallo de los mongoles.

En 1259 Mongke partió a conquistar la rica provincia Song de Sichuan, pero murió, como muchos de sus hombres, por el calor y el clima insano de la zona. Kublai lo sustituyó en mayo de 1260 y se proclamó el primer emperador Yuan de China, decidido a ganarse la legitimidad ante los chinos conquistando por fin el imperio Song.

Sin embargo, Kublai tendría primero que reformar el ejército imperial Yuan. Kublai era un buen comandante de campo, aunque prudente, no era un genio de primera en lo que se refería a la organización. En 1263 estableció el Consejo Privado para crear un ejército de infantería chino totalmente nuevo, un cuerpo de artillería y, aun más impresionante, una marina china.

El núcleo del Ejército imperial, no obstante, seguía siendo la caballería. Tanto los meng-ku (ejército principal mongol) como las tropas fronterizas/provinciales (tammachi) estaban formados por tropas de caballería. Un departamento especial imperial (corte imperial de cría caballar) organizaba el suministro de buenos caballos mediante la gestión de las caballadas, los establos, los pastos y la alimentación de los animales. La corte imperial de aperos aprovisionaba a la caballería con todo el equipo, como estribos, sillas, arneses y armaduras desde sus sedes de Shengdu y Beijing. A pesar de los mejores esfuerzos de la corte de cría caballar para facilitar caballos y jinetes, ambos eran escasos, especialmente los buenos caballos. La consecuencia fue que el régimen impuso una leva del centésimo caballo en manos chinas, pero estos animales eran vendidos a precios impuestos por el Estado, medida muy impopular entre los chinos que minó el apoyo a un régimen extranjero. Las autoridades Yuan a su vez nunca se fiaron de los chinos y ningún chino alcanzó un buen puesto militar o civil en la Administración. Por ejemplo, la nueva guardia imperial establecida por Kublai incluyó a 30000 alanos cristianos, pero ningún chino.

Sin embargo, el poder logístico de este Ejército imperial era formidable. Mantuvo un servicio postal por todo el imperio con 20000 caballos y jinetes y cientos de estafetas de correo diseminadas por las carreteras principales. Los 1770 kilómetros del Gran Canal se mantuvieron abiertos gracias al Ejército imperial. En 1260 la Oficina de Intendencia era capaz de suministrar al ejército 10000 caballos, seis millones de kilogramos de arroz y 10000 conjuntos de botas, sombreros y pantalones.

Lo que esto posibilitó fue una superlativa administración chinomongola, una fusión de la energía mongola y la experiencia administrativa china, además de la creación de la corte de armamentos (Wu-pei-ssu). Esta fue responsable de aprovisionar al ejército, incluyendo la caballería, con armas, armaduras y suministros esenciales de los arsenales. Es más, el Ejército Yuan no era, gracias a la vieja tradición china de las casas de colonias militares (aurugbs, en mongol), una carga tal como se podía esperar.

La organización fue descentralizada de modo que el Khan sólo mantenía el mando personal de los antiguos tumens Keshik. El Consejo Privado tenía el control sobre las 35 unidades y alrededor del mismo Beijing y los tumens destinados en el norte de China. El resto del Ejército imperial estaba bajo el mando de las ramas provinciales y locales del Consejo Privado.

El Ejército imperial de Kublai estaba mejor organizado, abastecido, disciplinado, entrenado y equipado que el de su abuelo Genghis. El personal de caballería era mejor que los salvajes y feroces guerreros mongoles y nómadas de la estepa que el primer Khan había llevado a la guerra. Ahora el enorme poder de la maquinaria moderna de asedio, una gran flotilla fluvial y los masivos ejércitos de la infantería de la antigua China se habían combinado con la mejor caballería mongola de todos los tiempos. Sin embargo, este ejército necesitaba ser óptimo, ya que se enfrentaba a muchos enemigos a su alrededor.